[ Macabre Park: La familia Macabre abre las puertas de su casa por primera vez ]

Tras la visita del viernes 11 de noviembre a Horrorland Park, el equipo de "Vamos a hacer más cosas de terror" decidimos que el sábado era una buena ocasión para irnos a disfrutar a otro Scream Park. En este caso una masía en una población a 30 minutos de la ciudad condal, en La Pineda de Mas Bonvilar, era el lugar elegido... pero no sería todo tan sencillo como creíamos. Nuestro destino estaba puesto en Macabre Park.

Primer año de la celebración de este Scream Park. Realmente teníamos un poco de miedo porque tampoco habíamos recibido muchas referencias, pero un amigo siguió los consejos de ericxaventura que le había comentado sobre este lugar. Así que decidimos atrevernos. La forma para llegar allí era en coche, una vez que sales de las carreteras principales parece que estabas metido en una película de terror hasta conseguir llegar a la masía. Nos perdimos varias veces, culpa nuestra no del GPS, y Siri parece que no entendía bien cuándo le pedíamos canciones. Parte de The Rocky Horror Show fue nuestra banda sonora.

Pero como si fuera una película a lo Poltergeist al final encontramos la luz. El día anterior fue más caluroso pero esa noche hacia más fresquete, más lógico para las fechas que estábamos, y había otra cosa diferente al día anterior: Llegamos tarde a la hora de apertura. Macabre Park tiene una organización por la que se nos cuenta una historia que va desde el espectáculo de apertura hasta el de cierre... con un extra para aquellos que decidan coger la experiencia pernoctando y cenando con ellos. Así que el espectáculo de apertura ni lo olimos.

La forma que se presenta este parque es con este vídeo, donde se puede escuchar parte de su canción oficial que está compuesta, producida y mezclada por Gabriel Pérez Kassner y masterizada por Dani Trujillo.

Cuando llegamos entramos a la finca, nos pusieron la pulsera, y vimos a mucha gente acumulada como montando bulla en la entrada de la masía. Al acercarnos entendimos todo: un loco del psiquiátrico estaba animando el corrillo antes de abrir las puertas del lugar. En ese edificio se encontrarían la mayoría de atracciones del parque, excepto dos de ellas que se desarrollan a las afueras. En el exterior, junto a la piscina y el bar-restaurante, había un escenario para los espectáculos.

"Vamos a ver, que tenemos la Locura por aquí... pero antes la Mazmorra...
¿Dónde me habéis traído?"

Una vez atravesamos la puerta, buscamos donde había menos cola. Algo que me gustó mucho fue como los propios actores, algunos de ellos iban con pinganillo, se encargaban de organizar las filas... todo teatralizado. Así comenzamos con una de las Express Escape Rooms: Las Almas Perdidas. Reconozco que en ese momento sentí que no sé que hacía en este lugar. Parece que fueron nuestras caras en general. Lo mismo pasó al entrar, y conseguir escapar, no conseguimos meternos en el asunto. Justo nos fuimos a la otra escape, que se encontraba enfrente, Mis Muñecas. Aquí hubo más interacción en la fila, el juego nos pareció más fluido, entretenido y el actor nos encantó. Hay que tener en cuenta que eran "express" porque se desarrollaban en 15 minutos.

La gente subía y bajaba por el edificio, mientras había locos por doquier y algunos personajes más específicos como el vigilante de seguridad (interpretado por Toni Durany), el doctor (con un aire en el look al desaparecido cantante de Prodigy, Keith Flint) y la familia Macabre que estaba encabezada por Nicolás (el actor Enric Monreal). Él fue el encargado de adentrarnos en La Mansión Macabre. Más que una haunted house es un espectáculo teatralizado en el que vamos a ir conociendo a los miembros de la familia, nos van a contar más sobre ellos... Algo muy diferente a lo que estamos acostumbrados o incluso a lo que nos podíamos esperar. Me recordó más al concepto que hay de The Dungeons que hay repartidos por el mundo en el aspecto de la mezcla de elementos. He estado dos veces en la versión londinense, The London Dungeon, y en él se juega más contando historias, pasando por diversos escenarios aunque aquí es más lineal, como un pasaje del terror continuo y saltando entre épocas.

El vigilante del lugar... Cuidado con él, era complicado aguantarle la mirada.

Al estar los personajes "moviendo" a los visitantes no hicimos apenas cola en ninguno de los lugares que entramos. Cada una de las atracciones/haunted house/Escape Room tenía unos horarios, como se podía ver en este cartel en la puerta, para que así supiéramos cuando podríamos entrar o no. Salimos a dar una vuelta para dirigirnos a ¿Juegas Conmigo? un lugar donde seguimos descubriendo más datos de la familia... además este payaso digamos que se encarga de cebarse con los que pasan por allí buscando los traumas del pasado de cada una de las personas. Después al entrar, pues es un momento un poco Chiquipark. No, no es una forma de hablar, es literalmente eso. El personaje me parece maravilloso  y, por favor, no seáis como yo y quitaros la mochila al entrar, que si somos ya mayores puede que nos cueste pasar por algunos lugares.

Todo esto se combinaba con los espectáculos al aire libre. El primero que vimos fue 1000 Voltios en el que su nombre ya refleja bastante lo que va a suceder allí. Porque lo de Macabre Park tiene su sentido, no está puesto porque sí. Regresamos al interior para saber que es lo que sucedía en Mazmorra, que tiene en su puerta a un señor con muy malas pulgas. Aquí se combina muy bien el concepto de haunted house con el conocer otra parte de la trama de la historia de los Macabre. Reconozco que me faltaba sacar un cuaderno, o las notas del móvil, para tomar notas. Ni Al Salir de Clase, oiga.

1000 Voltios, el nombre del espectáculo pero también podría ser el nombre de una canción de Dorian

La Cura del Doctor, etiquetada como atracción, nos llevaba ante una particular terapia que se hacía en parte de las estancias de esta masía. Creo que fue un momento muy "divertido" con sus momentos de terror, pero también muy original. Aún nos quedaba por disfrutar de Locura a la que defino como un ascenso a la locura para después descender en lo más profundo, casi literalmente. Una haunted house en la que aparecen seres de los más peculiares, muy acuerdo al nombre de la misma.

Había posibilidad de hacer pausa para cenar, pudiendo elegir entre una selección de comida bastante básica pero que cumplía con la necesidad de ese momento. Hacer una pequeña parada, sentarse y comentar la jugada. Aún así los personajes seguían pululando por el lugar, interactuando... porque ellos se iban moviendo.

¿Quiénes son los misteriosos personajes del cuadro?

Otro de los espectáculos era Ritual, en el que se incluían números de magia, que me gustó mucho y para aquellos que no solemos ver magia creo que nos hizo disfrutar. Además este espectáculo vuelve a jugar con el hilo de la historia, la familia y las situaciones que suceden. Convirtiéndose en un desencadenante para otro acto de la noche. 

La noche empieza a llegar a su fin con  Susurros: una especie de gymkana que se desarrolla por los alrededores del terreno, en el bosque, que tiene una curiosa forma de juego. Muy divertida y con un potencial para poder hacerla más espectacular y grande. 

Esto debe de ser el camino al infierno. De fijo

Existe un espectáculo del cierre con el que se trata de poner un cierre, sálvese la redundancia, para aquellos que terminamos ahí la experiencia. Porque había una opción que incluía el dormir allí, una cena tematizada, y un desayuno como cierre, llamada Macabre Experience. Nosotros cogíamos ya coche de regreso que nos esperaba un rato hasta poder llegar de nuevo a Barcelona. 

La familia Macabre, unos seres peculiares... comenzando por su apellido

Macabre Park destaca, sobre todo, por la idea de contarnos toda una historia que se encuentra hilada por medio de los personajes y la buena selección de actores que están varias horas metidos en sus personajes. Hay un gran poder de interacción con ellos, nos cuentan detalles, puedes charlar y siempre están metidos en el personaje sin salirse de ellos. Ese punto fuerte es algo que puede servir de base para próximas ediciones que se celebren y, que lo mejor que podemos decir, es que los que fuimos nos gustaría regresar.


De cara a una segunda temporada el año que viene, que parece ser que así será, habría que darle mucho más potencia y énfasis a esa historia, a esos personajes, sobre todo para que el visitante comprenda perfectamente todo lo que sucede. La posibilidad de haber subtramas, historias, incluso que haya una serie de pruebas adicionales, más allá de las atracciones que nos propone, que se puedan realizar interactuando con los personajes. El roleplay que hay en este lugar puede ser su punto fuerte porque el concepto historia, una familia, los secretos... Incluso dar una hoja al entrar en la que te vayan indicando las opciones que tienes, los personajes que hay, lo que se sabe de ellos y después cada persona que vaya investigando. También una decoración más acorde en las zonas comunes con cuadros de la familia, que pudieran dar pistas, información o simplemente divertir entre las subidas y bajadas. El potencial es absolutamente brutal, cuentan con buenos actores, que son capaces de crear historias, y sería buena idea dar un aspecto de las haunted houses, en algunos casos, menos amateur de lo que estaban. Todo mejorable para bien y convertirse en algo diferente a otros Scream Parks como Horrorland, funcionando como oferta complementaria.

De Macabre Park, así como de Horrorland Park y el juego de mesa Atmosfear, hemos hablado en el podcast de Pesadilla en el Parque de Atracciones, exactamente en su episodio #08 que está dedicado al mundo del terror. Puedes escucharlo en iVoox, Spotify, Amazon Music y Apple Podcats



Comentarios

Entradas populares de este blog

[ Un monde qui s'illumine: Disneyland Paris se mueve al ritmo de las ilusiones en su 30º Aniversario ]

[ A Whole New World (o casi): Nuevas áreas de imaginación para los parques Disney de todo el mundo ]

[ Ready for the ride: El segundo himno de Disneyland Paris del 30 aniversario llega a las plataformas digitales ]