martes, 19 de diciembre de 2017

Disneyland es tan bonito que me quiero morir #DisneylandCelebration




Primer día, sale el sol, el brillo de la mañana, el bosque con sus vacas, los gallos, nos despertamos en la granja... vale, no había nada de eso, excepto el campo, el amanecer y las miradas a la lejanía que quedaban muy bien en las fotos. El Explorers Hotel es el único de los hoteles asociados de Disneyland Paris que incluye desayuno... así que nosotros antes de las 8 de la mañana conseguimos levantarnos no sin quejas, gruñidos y bufadas porque se estaba muy bien en la cama. Bueno, aunque con los ronquidos de mis dos compañeros: Dos emigrados que viven fuera de España.


Amanece en el pueblo. El día parecía que sería tranquilo pero nada es lo que parece.

El desayuno es buffet aunque no incluye la comida caliente -mira, algo a favor en los hoteles de PortAventura en la que sí se incluyen en el precio de la habitación con el desayuno- pero a su favor tiene que no existe el "encaje "horario de tener que bajar a desayunar a determinada hora por lo que dependiendo del día puedes variarlo a tu antojo sin tener que hacerlo en una franja fija. A acaparar zumo, jamón york, bollitos con chocolate... más bollitos con chocolate y bollitos con chocolate.

El equipo al completo tratamos de salir juntos en el bus gratuito que te lleva al parque... no lo conseguimos, algo que se convirtió ya en algo habitual, pues como en Gran Hermano que empiezan todos juntos y al final se separan. La vida misma. Los buses salen cada 7 minutos durante las horas más transitadas así que no tardaríamos en juntarnos después en la entrada del parque.

Camino del control de seguridad. Todo en orden. No llevamos ningún complemento del Parque Asterix

Destino: Disneylanddddddddddd Paris, como se pronuncia en el bus que nos lleva y trae desde los parques, y ahí todos juntos. La verdad que el transporte parques-hoteles es una comodidad y no hay que esperar apenas nada. Algo importante al llegar a Disneyland, además de hacerse la foto frente al hotel, antes de entrar es pasar el control de seguridad. Van rápido pero puede que os toque hacer algo de cola si vas justo a la hora de apertura, que sería lo normal, ¿Vale? Después para entrar no hay problema porque hay muchos tornos y, si ya has comprado las entradas, no vas a tardar ni un minuto en entrar. Las entradas laterales están mucho más vacías que si uno pasa por debajo del reloj y entra dentro del edificio donde están las taquillas.

En el interior desaparecen los problemas y viviremos en un mundo alternativo por unas horas

Atención, ojo, las chapas de las que os hablaba en Disneyland Paris... no está en los parques. Al parecer estuvieron poco tiempo y ahora sólo se entregan a los que se encuentran en los hoteles de Disney. Así que, antes de saber esto, nos plantamos allí a pedirlas en plan "Es nuestra primera vez y... es mi cumpleaños" (Vaaaaleeeee, lo de mi primera vez no era verdad, pero que era mi cumple sí). Entonces sucedió algo que no me esperaba: La mujer que nos atendía se va, coge un teléfono y dice que hay una llamada para mí ¡ERA MICKEY MOUSE FELICITÁNDOME! Mira, son pequeñas cosas pero detalles bien bonitos. Y nos dieron una especie de cosa de cartón con nuestros nombres y un  marcos para fotos con forma de orejas de Mickey para hacer fotos con forma de orejas de Mickey. Lo usamos una vez pero era muy bonito.

25 años que cumple Disneyland, ¡Es tan jovencillo!
Siguiente misión antes de empezar a correr a montar en atracciones y ver cabalgatas era conseguir el Photopass. Costaba 69,99€ pero llevábamos al amigo trabajador por lo que se nos redujo hasta los 49€, teniendo en cuenta que en total éramos 11 personas salimos a 4,50€ cada uno con lo que con una sola foto que recogiéramos ya nos salía rentable. El kit de Photopass viene con una tarjeta con cinta, y dos tarjetas más pequeñas, ¿Cómo funciona? ¿Cómo puede ser que con tres tarjetas lo tuviéramos 11 personas? Bien, las tarjetas tienen un código. Cada persona se registra en la app del Photopass y mete el código que viene en las tarjetas que es el mismo en las tres. Con la app se puede "capturar" las fotos de las atracciones por medio de un código QR o el código de validación que aparecen en las pantallas con la foto on ride.

Discoveryland antes conocido como el mundo de los visionarios, ahora como el mundo de Buzz, de Star Wars, de un espectáculo musical...

En el caso de las fotos con personajes, se puede entregar una de las tarjetas y, sospecho que como pasaba en alguna atracción de Blizzard Beach, si te dan una tarjeta con el código después lo podrías introducir en la aplicación. También hay que tener en cuenta que a veces la app cuando compras el kit y metes el código te dice que ya está en uso... pero sucede durante algunos minutos hasta que finalmente te deja o hasta el uso de la primera atracción. Una vez hecho esto nos subimos hasta el Castillo de la Bella Durmiente para hacerse la clásica foto en la Plaza Central con el que Castillo de fondo: fotos grupales, individuales, de dos en dos... ¡ni que fuera esto un photocall! ¡Qué invento es este!

"No me digas que soy un robot y me paso todo el día aquí metido"

En Discoveryland tuvimos el primer contacto con el parque en varias atracciones y espectáculos, el mundo de los visionarios que ha mutado al mundo de todo un poco. El primer destino fue Buzz Lightyear Laser Blast (¿Sabías que... el nombre de la atracción fue elegido por los internautas entre tres opciones diferentes que propuso el parque en su página web?) una de las atracciones que se han convertido en un clásico de todos los Magic Kingdom habiendo delegaciones en, casi, todos los parques. Nosotros nos entreteníamos en la cola contemplando la belleza de los cuadros que hay por las paredes como si estuviéramos en el Museo.

Es la atracción clásica para picarte con tus amigos, a no ser que te dejen subirte solo (Tos, tos) pero claro, así te picas igualmente y vas concentrado en dar a todos los punteros. Disfrutar no sólo de la decoración sino también interactuar con ella y estar metido de lleno en la acción. Disparar con el láser, girar el carro en el que vas subido y acabar siendo el puto amo del lugar. Así fue, más de 100.000 puntos avalan mi buen juego y entrega al momento. Quiero escuchar esos aplausos desde allá donde leáis esto.

Space Mountain tiene uno de los edificios más impresionantes de todo el parque

Nuestro siguiente parada ya significó la escisión del grupo durante el día... y todos los días. Los gallegos, los emigrados y residente madrileño, servidor, acabamos en modo pack a partir de ese momento y nos dirigimos a Hyperspace Mountain (¿Sabías qué... es una atracción de temporada limitada y que a lo largo de 2018 volverá a reconvertirse en la Misión 2?), una de mis atracciones favoritas es esta Space Mountain que va por su tercera versión ahora con Star Wars como protagonista.

El Columbiad, el cañón inspirado en la novela de Julio Verne De la Tierra a la Luna
La estructura de espera es muy similar pero con cuadros que hacen referencias a naves de la saga galáctica, banderas de los aliados que decoran la estación y... el cambio de trenes porque los anteriores daban ya demasiados golpes y estos son bastante más cómodos y con un look muy Julio Verne aunque la banda sonora no era la de aquella primera versión pero si usa la banda sonora de la película creada por George Lucas. Sí, me volvieron a dejar solo subiendo pero esta vez se montó un señor español a mi lado.

A punto de coger un tren con destino al espacio... como quien se va de Madrid a Toledo en el AVE. Pues igual.

Y menos mal, porque esta primera vez que subimos el tren decidió quedarse en la parte superior del lift seguramente por algún momento parada momentánea de la atracción, ¿Y qué hicimos? Pues decir tonterías como "Pues parece que se ha quedado un buen día", "Esto ya no parece el espacio sino con tanta luz es una discoteca", y cosas similares porque nosotros nos lo tomamos con calma y con humor. Al final regresamos a la Tierra sanos y a salvo completando la misión. Exigimos el regreso de De la Tierra a la Luna, como esa versión no ha habido otra aunque esta es divertida y entretenida pero los efectos "cantan" en exceso con las pantallas.

La fortaleza de Darth Vader... que sólo acepta visitas hasta cierta hora de la tarde. Se ha vuelto una diva.

Seguimos en la tierra del descubrimiento preparados para el Meet'n Greet con Darth Vader en el Star Port. Allí nuestro amigo del Lado Oscuro tenía muchos fanes por lo que los 20 minutos de espera no nos los quitó nadie pero merecía la pena para ir a ver a mi ídolo, mi referencia en la vida aunque no llegué a darle un abrazo pero si hice un homenaje a Borque con la camiseta de Poder. Muy mal rollero era este hombre que se pasaba el rato mandándonos de un lado para otro pero nosotros fuimos muy felices posando con él. Algo bueno de este parque es que los Cast Members, al menos unos cuantos, cuando te escuchan hablando español intentan hacerlo, si no me equivoco somos el tercer país en número de visitantes que van al resort por detrás de Francia e Inglaterra.

Nuevas aventuras esperar son. Yoda esto patrocionar. 

Otra nueva versión de atracción nos esperaba a la salida, Star Tours: The Adventures Continue (¿Sabías que... hace unos días Mark Hamill sorprendía a los viajeros de Star Tours en el Disneyland original) que es la versión 2.0 de Star Tours para los que se ha rediseñado toda la entrada de la atracción, que ahora parece como si fuera un transmisor de extraterrestres. En su interior todas las zonas de espera se han actualizado hasta llegar al Starspeeder 1000, en vez del Starspeeder 3000. La atracción es un clon de las versiones americanas y, durante parece que varias semanas, se va a conservar una sola "aventura" que incluye aventuras en escenarios de El Despertar de la Fuerza, Los Últimos Jedi... y... ¡el escenario de la futura zona temática Star Wars: Galaxy's Edge de Disneyland y Walt Disney World!. Se pueden ver a los actores Jhon Boyega (Finn) y Oscar Isaac (Poe) que realizan sus papeles ¿Soy el único al que le pone palote Jhon Boyega? Así a modo informativo. La mejora de la atracción es notable y se nota en el conjunto.

Star Traders, para que los fans de Star Wars se quieran comprar media tienda. O toda entera.
¿Me puedo llevar a ese robot tan cuqui?
Al salir, y sirviendo bien las técnicas del marketing, la tienda de Star Traders llena de objetos de Star Wars, camisetas de la atracción ¡Y muchos Porgs! ¡Nuestra nueva mascota favorita!. Pero nosotros queríamos seguir montando en cosas pero era hora de cambiar de área... Mientras yo me iba enamorando de todo aquel con rasgos árabes que había pululando por el parque, en esos momentos entiendo el poliamor. En esta atracción comenzamos a utilizar la frase de "Esta foto podría estar hecha en Disneyland o... " cada vez que hacíamos un selfie con nada significativo tras nosotros.

Sacad vuestras pistolas. Vamos a darnos unos tiritos. Vale, esas dos frases suenan fatal. Mal pensados.

...del descubrimiento al mundo del oeste, Frontierland era nuestro siguiente destino. Allí, previo paso de coger el Fastpass de Big Thunder Mountain y ver el perro de Coco tan bonito que han puesto en la Fuente del Oro

Dante de Coco está presente. Es tan cuqui

Dirigimos nuestros pasos hacia otra de mis atracciones favoritas: Phantom Manor (¿Sabías que... la historia de esta atracción modifica la de su versión original y se decidió europeizar toda su estructura?). A priori era una atracción que podía estar en las últimas ya que el 8 de enero cierra sus puertas durante varios meses para un lavado de cara como se ha hecho con otra de las atracciones principales del parque, pero no. La atracción sigue impecable y funciona bien aunque si que se nota que algunos efectos se han quedado anticuados tras 25 años pero nada especialmente grave.

Una preciosidad de casa. Encantada, sí, mal rollero, también. Pero una preciosidad al fin y al cabo.

Sigue teniendo la misma magia que en sus inicios y ese encanto de casa fantasma que no da miedo pero sorprende por la cantidad de efectos que hay desde que uno atraviesa las puertas de la "finca". Claro que antes de entrar decidimos hacernos una sesión de fotos en la entrada poniendo nuestras mejores poses porque hemos aprendido mucho de Neve Campbell en la saga Scream. Ya en su interior descubrimos que la voz que nos recibe aparecerá después, de forma física, en la sección de los Doom Boogies. Un recorrido que nos lleva por una historia que habla de personas desaparecidas, novias que se quedan en medio de la nada, y un universo de muerte que atravesaremos en el más allá.

"Miradas lascivas al chico que hace la foto a la de tres..."

Al salir ¡Seguimos haciéndonos fotos! Y acabé diciendo "Al próximo chico guapo que pase le pido que nos haga la foto" y así fue, un chico guapo nos hizo la foto de grupo oficial de los cinco miembros de este grupo. Porque sí, éramos un grupo de pleno derecho. Muy a lo Gran Hermano todo, intenso.

Goofy va corriendo porque está harto de que le caiga nieve encima ¡Ni que saliera él en Frozen!

¡Rápido! ¡Vamos a esperar a que llegue la cabalgata! Dos veces al día se celebra la Christmas Parade que tiene una pegadiza canción de nombre Christmas is Here que se va repitiendo durante todo el recorrido con unas carrozas nevadas llenas de personajes Disney que hacen sus particulares coreos mientras nosotros pues mira, nos movíamos al ritmo de la canción. Lo que no entiendo es como había personas que parecían impasibles al paso de todos los personajes... y como la magia en Disney no acaba pues comenzó a nevar, y se pasó nevando todo el rato de la cabalgata, pero era nieve artificial que sale de alguno de los edificios de Main Street ¡MAGIC! ¡MAGIA! ¡LE MAGIC!. Terminó y nosotros seguíamos bailando... porque los españoles somos muy de darlo todo.


-o-

Próximo episodio: Aventuras bajo la lluvia en Disneyland

No hay comentarios:

Publicar un comentario