sábado, 23 de diciembre de 2017

Aventuras bajo la lluvia en Disneyland #DisneylandCelebration



Al terminar la cabalgata de navidad, de la cual hay dos pases a lo largo de la mañana por si uno se la pierde, decidimos coger camino hacia Adventureland pero... durante el camino para allá ¡Volvimos a perder a gente! Nuestro grupo había pasado de tener a cinco personas a quedarnos únicamente dos. Las caras de pánico se notaban en nuestras arrugas y, aprovechamos, para hacer unas fotos dramáticas que no vienen mucho al caso. Finalmente, y sin sorpresas, volvimos a juntar para atravesar el bazar de esta zona temática que entremezcla elementos árabes (¡Arriba el rollo árabe!).



Pues parece que hay un mogollón de gente en búsqueda de piratas

Intentamos conseguir que la lámpara de Aladdín nos diera al Genio para pedirle deseos, pero no fue capaz de darnos humo justo cuando queríamos que saliera la foto así que seguimos nuestra ruta que nos llevaba hacia los Pirates of the Caribbean, una de las atracciones míticas de Disneyland y que había sido renovada este año dándole un lavado de cara y con la inclusión de los personajes de la película. Una vez reunido el equipo y con una cola de 15 minutos nos adentramos en la gruta que nos llevaría al encuentro con Jack Sparrow y los suyos.

Una de las diferencias, además de notarse que todo está reluciente, es que la ambientación del hilo musical nos lleva primero por la banda sonora de la película para después pasar a la clásica canción del Yo ho a pirate's life for me. Pequeños detalles mirando por algunos lugares y la noche caribeña... y el calor. Algo que nos dio mucho gustito fue que hiciera calor en su interior porque el frío ya lo estábamos pasando fuera.... con lo que al entrar en las cuevas fue como un "Ains, qué bien estamos aquí dentro". La renovación se nota y como íbamos con un experto del lugar (Es lo que tiene trabajar en el parque) nos contó que la historia de los Piratas se cuenta al revés: El inicio es realmente el final, con todos los barcos destrozados y termina con nuestra propia muerte tras salir del pueblo que está ardiendo... con los pies por delante y encontrándonos con esqueletos en un viaje a la eternidad en el que ahora también está Jack Sparrow muy feliz con todos sus tesoros. Se le nota la reforma y que la atracción se encuentra impoluta. 
La isla de las aventurillas, la isla de las aventurillas bajo el agua de la lluvia 

Al salir decidimos que, ya que estaba empezando a llover, dar una vuelta por Adventure Isle, una isla llena de recodos donde esconderse o perderse un buen rato en sus túneles (no confundir con cuartos oscuros, que estamos en Disney) y descubrir algunos tesoros que sólo se ven desde determinados lugares. Por supuesto también decidimos perdernos y separarnos para seguir dándole emoción al día. Acabamos en el barco pirata del Capitán Garfio, donde comprobamos que algunos de nosotros tienen alma de actores de Hollywood mientras posan para fotos mirando a la lejanía.

Uyss, mira los vecinos del 5º... Ya sabía yo que estaban peleados esos piratillas, ¡Con lo monos que son!

Creo que en todas las veces que he estado en el parque nunca me había dado por curiosear que se ven por los ojos de la Skull Rock así que nos quitamos el gusanillo subiendo hasta su caverna en la que tampoco es que tenga grandes vistas... ¡pero desde fuera nadie ve que hay gente dentro!. También comprobamos que hay un montón de monedas en el lago bajo la calavera... y uno de nuestros grupos decidió tirar una. La pregunta es ¿Qué harán con todo ese dinero cuando lo recauden?

Esto es como ¿Dónde está Wally? pero en versión ¿Dónde están los personajes de Pixar?

La lluvia ya se había quedado con nosotros pero así podíamos darle más toque tropical a nuestra visita, aunque en Orlando cuando llueve sigue haciendo calor. Salimos de la isla y vimos como estaban el abuelete y el niño de Up situados en un lugar perdido en los alrededores. Mientras nuestro destino estaba fijado en una de esas atracciones clásicas del parque como es Indiana Jones et le temple du peril.

¿No veníamos a una discoteca? ¿Esto no es un templo? ¿Dónde me habéis traído?

¿Sabías que... Indiana Jones et le temple du peril nació como una atracción temporal a la espera de la apertura de Space Mountain en 1995? Yo hasta este día tampoco, por eso mismo, al ser una atracción que no estaba pensada para muchos años se tuve que volver a "reconstruir" el templo hace un par de años para que la atracción siguiera en pie. Afortunadamente no había mucha gente y en quince minutos estábamos ya sentados en los vagones.

Lo de las montañas rusas lloviendo muy divertido no es, bueno, divertido sí, aunque incómodo también. Pensaba que sería más brusca pero no me lo pareció aunque llevar puesto la capucha de la sudadera y del abrigo pudo haber amortiguado los golpes con los laterales. Las risas que nos echamos fueron muy majas aunque realmente eso fue durante todo el día y disfruté como un enano.

En esa mina me maté yo... bueno, más bien en esa mina me descojoné yo de la risa

Al salir ya la lluvia había decidido ponerse tan intensita como cuando canta Conchita pero nuestro Fastpass para Big Thunder Mountain lo teníamos para esa hora. Así que aprovechamos para subirnos esperando bastante poco tiempo. Es otra de las atracciones que han sido renovadas recientemente dándole un repintado a todas las instalaciones, con nuevos efectos, poniendo los AudioAnimatronics como debían ser... Si en Indiana Jones ya íbamos mojados, aquí ya la cosa era aún mayor. Lo mismo, descojonados medio camino entre subidas y bajadas. Porque todo en esta vida es cuestión de actitud.

¿Alguien tiene hambre? Pues yo, porque llevábamos retrasando la hora de comer mientras aprovechábamos para montar en algunas de las atracciones principales. Ya era hora, y entre las opciones disponibles nos quedamos con la Fuente del Oro, el restaurante mexicano de Frontierland, que se encuentra decorado con elementos de la película Coco que sorprendentemente creo que es uno de los mejores en los que he comido en este parque y sin quedarme con hambre: unas fajitas, un helado y una Coca-Cola porque el cansancio empezaba a hacer mella y eso para mí es casi igual que las espinacas para Popeye.


Recuperados. Listos. Salimos a la lluvia. Nos fuimos a pisar por primera vez Fantasyland donde tuvimos que hacer el maravilloso ritual que es subir a It's a Small World. Descubrimos varias cosas: 1) Hay gente que va pisando huevos; 2) Si hay dos colas para poder subir, hay que ponerse en la que misteriosamente no hay nadie y no sabemos el porque; 3) Esta atracción sigue dando mucho miedo, entre creepy, terrorífica y excesivamente edulcorada de forma artificial.

Y allí nos ves a los cinco, subidos, balanceando nuestras cabezas al ritmo de la pegadiza canción que, para más recochineo, para estas fechas se convierte en un mashup con diversos villancicos, WTF? ¡QUÉ INVENTO ES ÉSTE! El invento es que para estas fechas la atracción se reconvierte en It's a Small World Celebration. Si quitamos estos pequeños detalles, la atracción es una maestría en la conexión de las escenas, de la canción principal (se interpreta en varios idiomas diferentes), los ritmos melódicos dependiendo del país y la gran cantidad de Audio Animatronics repartidos por el recorrido.


Uno de los lugares más divertidos de esta zona, menos para los Cast Members que trabajan en ella, es el Alice's Curious Labyrinth. Si alguien se piensa que este laberinto es sólo para niños, aseguro que se equivoca y que es bastante más complicado salir de lo que parece... Se van pasando por diversas partes: Desde las indicaciones que engañan por donde se debe de ir, puertas pequeñas por las que hay que agacharse para pasar, seguir camino de una zona donde parece que el mundo de las drogas lo inunda (lo del gusano que fuma, el gato de Cheshire y otros elementos surrealistas apoyan una de las teorías que decían que Lewis Carroll utilizaba estupefacientes para tratar sus dolores de artritis y estos le provocaban alucinaciones).

Nos lo volvimos a pasar en grande, entre fotos, Boomerangs y demás cosillas ya que es uno de los rincones más fotográficos del lugar. Conseguimos ayuda de un par de chicas españoles que pululaban por allí, y a las que seguimos un rato para encontrar la salida, dejamos perdido a uno de nuestros miembros en plan "Uhhh, qué malotes somos" y conseguimos alcanzar el Castillo de la Reina de Corazones y desde sus alturas hacernos más fotos y seguir descubriendo que Disneyland Paris tiene uno de los paisajismos, skyline y de detalles en las vistas más bonitos de todos los parques de Disney con diferencia.

El atardecer del Castillo de la Bella Durmiente. Creo que Campanilla nos saluda desde las alturas.

Tras unas pedidas de mano delante de la carroza de la Cenicienta, sin erótico resultado y con unos puñetazos simulados, así como el atardecer llegando de pleno ¡Antes de las cinco de la tarde! nos dispusimos a coger una buena posición para ver el Stars on Parade, el nuevo desfile que ha estrenado el parque este año con motivo de la celebración del 25 aniversario del parque. Así que allí estábamos esperando a Mickey & Co, dejando pasar a niños en las quintas filas que no veían nada a que se pusieran delante y aprendiendo palabras en francés gracias a una de las madres que estaba delante nuestra. 

Mickey, aquí, ¡Soy fan tuyo! ¡Eres mi fan número uno!

8 carrozas que van enlazando las canciones de las mismas, de Mickey hasta Elsa, pasando por Crush, Simba, Aladdín, Peter Pan... Me habían dicho que esta cabalgata no estaba del todo bien pero a mí me gustó bastante. Uno de los momentos más espectaculares es cuando el dragón gigante echa fuego por la boca cada pocos minutos dejando a todos impresionados.

Toda la familia de Frozen, incluido Olaf porque le han echado del previo de Coco. Pobre.

No sé que fue lo que más me gustó. La de apertura era muy clásicas con personajes clásicos, la de Peter Pan donde se le ve en un barco tambaleando, el dragón que está lleno de detalles, o en la de Crush donde se ve a uno de los peces bajo una bola de discoteca. Puro entretenimiento que acababa ya con todo el parque iluminado y con ese momento de pequeño reencuentro de todos (¡Milagro! ¡MILAGRO!) para poner rumbo a repetir en alguna que otra atracción, todos juntos volvimos a Hyperspace Mountain que a mí se me ponían los pelos como escarpias cada vez que comenzaba la música de Star Wars. Después algo de compras... quien dice algo, alguno hizo compras masivas para la familia y otros para los novios y otros para si mismos. Creo que acabamos con la mitad de la tienda de Star Traders nosotros solos.

El Castillo de la Bella Durmiente es como una golosina gigante que dan ganas de comerse

Hay una atracción que está cuasi escondida en el parque que se llama Les Mystères du Nautilus (¿Sabías que... realmente no vas al fondo del lago a visitar al submarino sino que todas las instalaciones que se recorren están en dirección contraria a las afueras de Discoveryland en otro edifico? Las escaleras de caracol por las que se entran están hechas para despistar a la mente del visitante y crea que va en la otra dirección) y que es un recorrido por el submarino del libro de 20.000 leguas de viaje submarino de Julio Verne. Se encuentra junto a la Space Mountain, delante de ella, y se entra entre Space Mountain y Autopia y es un recorrido, precioso, por el interior del Nautilus donde se escucha la voz del capitán Nemo, se recorren varias estancias y hay un encuentro con un calamar gigante antes de volver de nuevo a la superficie. El nivel de detalles me parece espectacular aunque en nuestro pase parece que el calamar tenía una parálisis y no se movía.

Star Tours de noche, aquello era hipnótico
Por lo hora que era nos quedaba ya poco tiempo antes del cierre del parque y con ello el espectáculo Disney Iluminations que se celebra delante del Castillo a esa hora. El grupo ya se subdividió en varios grupitos para cada uno hacer una cosa diferente. Parte de nosotros nos fuimos a hacernos una Phantom Manor nocturna... Sin duda es una de las zonas que más se nota el cambio de día a de noche, pero sigue siendo una auténtica preciosidad y joya. Me sigo preguntando, ¿Qué están planeando para el año que viene?

La noche en Phantom Manor es aún más inquietante, misteriosa, tenebrosa, ¿Qué oscuro secreto oculta este lugar?
Seguramente que a mucha gente podían pitarle los oídos durante el día, nos pasamos el rato imitando a Amaia de OT en plan "Qué mal... qué vergüenza... Qué horror" o los momentos Gloria Serra donde nos hacíamos preguntas sin sentido en cualquier lugar y situación... Ya era hora de irnos a ver el espectáculo nocturno y coger un buen sitio aunque eso no fue difícil aún con esos momentos que se te pone gente alta delante, o un padre alza al niño al cuello y tapa toda una línea de visión. Finalmente ya estábamos bien situados.


Disney Iluminations o como hacer un viaje por todo lo que tiene la Walt Disney Company en unos minutos

El Disney Iluminations comienza un poco antes en el que se proyecta un previo con motivo de la navidad, que se hace en todos los parques Disney pero cada uno es diferente, y que juega con la tecnología del mapping. Después el espectáculo de Disney Iluminations (¿Sabías que... este espectáculo se encuentra basado en  the Ignite the Dream, A Nighttime Spectacular of Magic and Light de Shanghai Disneyland?).  son 20 minutos en el que se usa mapping, proyecciones, luces y fuegos artificiales que se entremezclan con escenas de películas Disney que van desde La Cenicienta a Frozen pasando por Star Wars o Piratas del Caribe. La verdad es que es un espectáculo bonito y que tiene grandes momentos espectáculares... y hasta un final que te deja con la boca abierta porque, con toda la pirotecnia, parece como si por unos segundos desapareciera el Castillo entre la niebla que se forma delante de él. Pero no, que es bromi y ya va siendo hora que nos vayamos de Disneyland aunque para algunos el día no había terminado todavía.

Ohhh Blanca navidad... Sueñaaaa.... y ahora poneros tontorrones.

El parque está tan bonito de Navidad, ya no llueve y el árbol brilla en la zona de la entrada. Nuestros pasos se dirigen hacia la salida, algunos se van al hotel, otros posan junto al árbol como si fuera aquello un viaje de novios y otros aprovechan para mirar alguna tienda. Yo decidí que iba a seguir celebrando mi cumpleaños con una invitación muy especial...

-o-


Próximo episodio: Una noche con Buffalo Bill, Mickey & friends y bisontes. Too much

No hay comentarios:

Publicar un comentario