martes, 9 de enero de 2018

¡Action! (Insertar música del Overprotected de Britney) en los Walt Disney Studios #DisneylandCelebration




La mañana del sábado nos esperaba la segunda jornada en Disneyland Paris. Este día nos levantamos algo más tarde porque algunos iríamos más tarde a los Walt Disney Studios que era lo que nos tocaba este día. Desayunamos de nuevo entre padres buenorros, niños que corretean, parejas y pocos jóvenes. Claro, es lo que tiene elegir el hotel más familiar de todos los que tiene Disneyland. Pero el tiempo se nos fue volando y cogimos nuestra súper mega bus, cambiamos la lluvia por el frío y nos dirigimos para el Disney Village. Antes nos preguntamos, ¿Qué hace un buda en la parada del bus del hotel? ¿Para qué meditemos mientras esperamos? ¿Por qué hay que armarse de paciencia con la cantidad de gente que nos vamos a encontrar?




Uno de los truquis para entrar con menos gente es pasar el control por medio de los vigilantes que están a la zona del Disney Village. Una vez dentro del "círculo de seguridad" podéis bajar para entrar en Disneyland o en los Studios. Allí iba yo ya con mi gorro de orejas de Stitch, mi objetivo de este viaje como ya lo había sido en el de Orlando la gorra de Goofy, que descubrimos que era un perfecto detector de maromos (especialmente árabes) cosa que yo ya sabía que eran de mi gusto pero en este viaje se me quedó recalcado con frases como "Tu película favorita es Aladdín, ¿no?".

¡Árabes, venid a mí!

Teníamos un rato antes de entrar a los Studios así que dimos una vuelta por el Village, visitamos la tienda de Lego, la de la ropa fashion y descubrimos lo tranquilo que es este lugar por las mañanas. Otro consejo, si tenéis que hacer compras, vais bastantes días y os lo estáis tomando con calma, es el momento perfecto para hacerlo.

A la hora acordado, nos fuimos para los Studios, el segundo parque que tiene Disneyland Paris, y que abrió en 2002 siguiendo la tendencia de Michael Eisner de apostar por parques más pequeños (California Adventure o Hong Kong Disneyland fueron sus últimos proyectos). Allí nos dirigimos al centro de información buscando las famosas chapas que nos confirmaron que sólo estaba en los hoteles y la chica le dijo a un amigo "¿Tú eres catalán, no?" porque estaba hablando en inglés y el acento le recordó al suyo. Fijaté como son las cosas. No obtuvimos chapas pero si unas risas a cambio y eso está bien.

En ocasiones veo neones por todos lados...
Toma banda así de forma improvisada. Al menos yo no me esperaba que estuvieran por ahí.

Pasamos al Studio 1 que podemos decir que es la zona de tiendas y restauración principal del parque y que comunica con casi todas las zonas del parque. De paso obligatorio y lugar donde protegerse contra el frío. Además una banda se encargaba de animar a los visitantes que estaban por allí, la mayor parte de paso camino a la búsqueda de emocionantes atracciones (Acompañar esta frase con mirada a la lejanía).

Goofy, ya te había dicho que por allí no era. Que eso es una pared. Hombre ya.

Nosotros decidimos... ¡Irnos a hacernos fotos con algún personaje de Disney! El elegido fue casi por descarta, ya que tenia menos cola, y fue Buzz Lightyear que era todo majo con la gente. También los Cast Members encargados de este lugar se les veía animados. Sí, como éramos españoles hicieron el chiste del flamenco, no nos vamos a quitar nunca ese San Benito. Pero no fue la única foto que nos hicimos con personajes... aunque ya el siguiente no sería de Disney, bueno, no era de Disney hasta hace poco que ahora también lo es.

Estuve a punto de ponerme a abrazar el edificio ¡Eres una de mis atracciones favoritas!

El grupo de "amigos madrileños que estuvieron en Orlando" se reunieron con "pareja de gallegos que ya hemos adoptado como amigos" para empezar a montar en atracciones que nos lo pedía el cuerpo. La primera de ellas es la joya de la corona de este parque The Twilight Zone: Tower of Terror (¿Sabías que... esta atracción es un clon de la que había en California Adventure pero tiene detalles y matices en la decoración que fue realizado especificamente en París?). Y lo fue y lo sigue siendo, creo que no ha habido atracción que siga con el paso del tiempo seguir siendo una de mis favoritas.

"Creo que los del servicio de limpieza hace mucho que no pasan por aquí..."

No pierde absolutamente nada y en cada visita se descubren nuevos detalles como la niña que habla desde el otro lado de la pared tratando de comunicarse con los del más acá. El Hotel es una auténtica pasada y te quedas impresionado con todo lo que vas a encontrar entre sus cuatro paredes, desde el hall, pasando por la biblioteca, la zona de máquinas y el ascensor, ese ascensor que va a subir, a bajar y te va a hacer levantar casi literalmente del asiento en varias ocasiones. Nada que desmerecer a la versión original de Orlando. Los "nuevos" que no lo habían probado creo que fliparon tanto como en nuestras respectivas primeras veces... Qué lejanas que quedan esas primeras veces, la inocencia... Ains, que me estoy emocionando.

Jurassic World V: El día que los humanos perdieron ante los dinosaurios

La zona de Toy Storyland es una de esas incógnitas para un fan de Disney o al menos para mí. Es una zona de atracciones de feria aunque bien hecha y bonita porque tiene muchos detalles que sobre todo al público más joven le va a encantar... Los más mayores nos lo pasaremos en grande haciéndonos fotos con Rex -cuanto daño ha hecho Jurassic Park al mundo de los dinosaurios- o en la caja del coche de carreras -"¡Hola, soy un muñeco atrapado en un envase! ¡Sacadme de aquí!"-.

"Esos de ahí son los Aerosmith, ¿no? Uys pues si están muy jóvenes"

Tras el % estipulado de hacer fotos tontas divertidas nos fuimos camino de otra de las atracciones más divertidas del parque, Rock'n Roller Coaster starring Aerosmith. Aquí si es verdad que la entrada de la atracción podría haber sido más aprovechada y espectacular pero la montaña rusa sigue siendo una gozada a toda velocidad por el interior de un estudio recreando la grabación de un videoclip. Hasta aparecen los Aerosmith de forma virtual antes de ser embarcados en los trenes. Típica atracción para repetir varias veces.

Al salir nos encontramos con una chica de nombre "Dominique" donde las fotos on ride. Hay dos opciones con el Photopass en estos casos, puedes cogerla directamente desde las pantallas con el código o ir a la persona que atiende a que te la ponga en tu cuenta... además que pueden colocar la foto dentro de la imagen que decora. Pero Dominique en realidad no era Dominique, se llamaba Cristina pero como todavía no tenían la chapa con su nombre pues le habían dado una genérica que allí son Dominique. Muy maja Cristina, la verdad, y reconozco que una buena parte de Cast Members son simpáticos y atentos aunque sigue habiendo un % a los que no se consigue meter en el ambiente Disney.

¡Capitán Planeta y sus amigos vienen a salvar el Planeta Tierra... o a hacer el gamba un rato!

Cerca de allí tuvimos un encuentro con Spider-Man que le han montado una especie de página de cómic gigante donde Spidy no sólo se encarga de posar con los visitantes sino que también charla con ellos un rato. Allí tuve la oportunidad de posar con la camiseta "Soy al 99,9% seguro una princesa Disney" que creo que hizo bastante gracia al personal de allí y a mí me encanta. He dicho.

Atracción no apta para gente que odie a ratones y ratas.

Para mí una de las grandes atracciones que tenía pendiente de montar era Ratatouille: The Adventure (¿Sabías que... van a hacer un clon de la atracción en el Pabellón de Francia de EPCOT en Walt Disney World?), la última gran novedad (original, que no haya sido reforma de una atracción que ya existía) de los dos parques. La ambientación del lugar es deliciosa y la idea es "irte haciendo pequeño" ha medida que vas pasando la cola. Nosotros utilizamos Fastpass así que seguramente nos perdimos algún tramo. Le tenía muchas ganas y me recordaba que, por sistema, podría ser similar a atracciones como Spiderman: The Amazing Adventure (Islands of Adventure) o Transformers: The Ride (Universal Studios)...

"Mari, creo que hay demasiado gente en la calle, ¡Están haciendo botellón! ¡LLAMA A LA POLICÍA!"
...y la atracción es bonita, está muy bien decorada y la verdad es que el sistema que utilizan es espectacular (los ratones se mueven como los de Mystic Manor en Hong Kong Disneyland, lo que les permite una gran libertad de movimientos) pero el nivel de inmersión no es tan alto como en las atracciones que he mencionado antes. Por cierto al salir pudimos ver alguno de los elementos que hizo el amigo con el que iba cuando estuvo trabajando para una empresa que era encargada de elementos de parques temáticos.


Orgullo de amigo. Orgullo total. Mucho orgullo, ¿He dicho orgullo? ¡Toma orgullo!
A falta de una vez, subimos dos a la Tower of Terror y en esta ocasión nos tocó como anfitriona una chica de nombre Inés que si que se metió completamente en el personaje. Como curiosidad me contaron que los bombines que llevan los botones de este hotel tienen obligado siempre llevarlo con ellos aunque no necesariamente puesto en la cabeza.  

El piso 13 no existe en el marcador del ascensor, ¿Llegaremos a subir hasta él?
Más atracciones que visitamos por el parque: Armaggedon The Special Effects, es de las que lleva en el parque desde que abrió y sigue pecando y acertando en lo mismo desde entonces. Todo el preshow en el que tratan de meternos en ambiente consigue justamente lo contrario. Al ser un parque de cine nos venden la idea que hemos sido elegidos para el rodaje de una escena que no existe de la película de Bruce Willis. Lo mejor de todo es la nave en la que "rodamos" que realmente parece que estés en el espacio y toda la atracción como tal me parece que está muy conseguido pero que debería de tener un previo que estuviera a la misma altura y, quizás, sacrificar la parte en la que se nos explica que es una escena de acción y meternos directamente en una nave en la que recorrer sus estancias.

¿Alguien conoce al mago de la imagen? ¿Me lo podéis presentar?

Nos habían recomendado que tenías que ir sí o sí a ver uno de los últimos espectáculos que se habían estrenado en los Studios, Mickey and the Magician, y también que había que ir como una media hora antes para poder conseguir sitio. Hicimos caso y nos plantamos en una de las dos colas enormes que tienen acceso al teatro donde se desarrolla... y sí, es uno de los mejores espectáculos de Disney en un parque temático que juega con clásicos de la factoría, efectos especiales, sombras chinas (Este era el lugar donde se realizaba Animagique), canciones clásicas y mucha magia en un espectáculo donde Mickey Mouse es el hilo conductor.

Un padre y un hijo son malditos y les ponen en la entrada de Cruh's Coaster 
a dar vueltas sin parar en una recreación en miniatura.
Se nos estaba haciendo tarde y no habíamos comido. Yo sin comer no soy persona y los gallegos, que fueron mucho más listos, vinieron cargados de comida (No, nada de pulpos o similares) pero nosotros no así que nos comimos algo en Restaurant en Coulisse sin tampoco entretenernos en exceso porque aún nos quedaban algunas atracciones más por probar.

Atardece en la ciudad mientras Peter Pan, Campanilla, Wendy y los niños perdidos sobre vuelan por los aires

Ya con la noche sobre nosotros, que en París el atardecer empieza antes de las cinco de la tarde, nos dirigimos al Studio Tram Tour (¿Sabías qué... es una replica del que existía en los Disney Studios de Walt Disney World que ahora ha desaparecido para dar paso a las obras de nuevas áreas temáticas?) fue el momento en el que dije "¿Vosotros recordáis Dinotopia? Pues yo tampoco". Ya que en este recorrido nos encontramos con muchos elementos de esta película de Disney que fue estrenada en fechas cercanas a la apertura de los Walt Disney Studios.

La navidad sólo mola en Disneyland

Este recorrido nos lleva por muchos decorados, coches y otros elementos usados en películas, incluso se pueden ver a las gárgolas de El Jorobado de Notre-Dame que estuvieron en las celebraciones del 5º Aniversario en forma de campanas gigantes en Central Plaza, aunque el plato fuerte vienen con Catastrophe Canyon, una sección donde nos encontraremos de lleno en un lugar donde pasan un montón de cosas malas: explosiones, inundaciones, fogonazos... y mucha mucha agua. Después pasaremos por una recreación de Reign of Fire, otra película que hemos olvidado con el paso de los años, donde veremos un Londres derruido y con un dragón escondido en las profundidades pero lanzando fue al exterior para que nadie se acerque al lugar. Es un dragón solitario y no quiere saber nada del resto de la humanidad.

Bajooo el marrrr vivo contentaaaaa siendo sire... Creo que me he equivocado de película

Llevábamos mucho tiempo retrasando este momento pero en algún momento nos iba a tocar hacer la cola para Crush's Coaster pero es que es una de las atracciones con más espera de todo el parque y esto es normal porque el sistema de carga de esta montaña rusa indoor es muy lento pero ¡No pasa nada! ¡El parque te anuncia que hay un videojuego al que poder jugar mientras esperas!. Un videojuego que no es colaborativo... no quieren que nos comuniquemos entre nosotros pero da igual que no nos dejan pues vamos a hacer vídeos, fotos y Stories para pasar el rato. Hasta tuvimos tiempo para echar miradas a un homófobo de la cola y todo.

Pues aquí dentro se está calentito ¡MÍO! ¡MÍO! ¡MÍO!

La atracción tiene una primera parte en la que vamos a recorrer los mares con los personajes de la saga de Buscando a Nemo viendo AudioAnimatronics, proyecciones y decorados que reflejan el ambiente de la película... Todo cambia cuando se llega a las alturas y la tortuga en la que viajamos se enfrente, casi en total oscuridad, por un recorrido vertiginoso y lleno de giros que emula a lo que sería una corriente de agua como la que lleva a Crush y su familia. Divertida y bonita a partes iguales.

Mickey Mouse nos señala donde es el espectáculo nocturno "Seguid por allí, donde las luces y las canciones navideñas"
Al salir nos dio tiempo a aprovechar un poco más y nos fuimos a subir a una atracción que, a priori, no parece que vaya a ser nada del otro mundo. No lo es pero si que es muy divertida, se llama RC Racer, está en Toy Storyland y se llega a la cola pasando por un circuito de carrera, como si fuera un Scalestrix hasta llegar al final de la zona de espera que parece un troqueable gigante. Te subes a un coche de juguete que hace un movimiento a lo Barco Pirata y siendo una de las cosas más sencillas del mundo, también lo es lo bien que te lo pasas. Mejor que los niños pequeños.

El último que apague las luces... ¡GRACIAS!

El cierre lo poníamos con el espectáculo navideño, porque este era el primer año que los Studios celebraban la navidad, con L'incroyable Noël de Dingo en el que se juega con la Tower of Terror como pantalla de proyecciones, maping, fuegos artificiales y mucho mundo de fantasía para ponerle color a una noche en la cual parecía que comenzaba de nuevo a llover un poco.

Mickey Mouse nos dice adiós, virtualmente

Nuestros pasos nos llevaron a querer cenar. Es lo que tiene los seres humanos, que comemos. Así que decidimos irnos fuera de los terrenos de Disneyland, al menos de los principales. Primera misión: Llegar a coger el coche que estaba en el parking. Segunda misión: Salir de esas cintas deslizadoras eternas porque nos habíamos pasado la salida donde estaba el coche. Tercera misión: Encontrar el coche entre la multitud por no recordar donde estaba. Todas estas misiones las conseguimos en menos de 60 minutos... Wait! ¡Esto no es una Escape Room!.

Alfred, el local mola, las hamburguesas aún más

Nos fuimos a un lugar cercano lleno de centros comerciales, tiendas (Val d'Europe) y demás donde fuimos al equivalente de lo que sería aquí un Carrefour Express para comprar algo de picoteo (¿Podemos leerlo como el del anuncio del queso?) que al final casi fue para irnos de after y comer algo después porque acabamos en una hamburguesería buenísima de nombre Alfred (Cualquier parecido con el concursante de Operación Triunfo es pura coincidencia) y se notaba que allí lo hacían todo al momento: las patatas, las hamburguesas, sólo les faltó que hicieran allí la bebida...

Xanaaaaaadúuuuuuuuuuuuu...

Después regresamos al hotel con un ataque de risa incluido, cortesía de Víctor (Podéis seguirle pinchando en el enlace), con la banda sonora de Fantillusion de fondo mientras íbamos por las frías calles en coche camino de regreso al hotel. Llorar, estuve llorando, y hacia tiempo que no lo hacia, con lo sano que es eso.

Ains, tía, mira que viene un chulazo por ahí...

Al llegar al hotel, y ya que habíamos comprado guarradas, pues nos pusimos a comerlas en nuestra habitación mientras veíamos cosas como algo parecido a Miss Francia aunque aquello más parecía una competición para conseguir una plaza en Eurovision que otra cosa.

Yo cogiendo la cama esa noche como si no hubiera un mañana.

Esta noche ya era la última antes de marcharnos al día siguiente, así que sólo queda un último capítulo donde voy a resumir un poco todas las sensaciones al volver a Disneyland Paris y el regreso. Ese triste regreso... porque regresar de Disneyland siempre es triste.

Próximo (y último) Episodio: Disneyland Paris sigue siendo tierra de sueños cumplidos


1 comentario: