Disneyland Paris sigue siendo tierra de sueños cumplidos #DisneylandCelebration



El último día del viaje, la verdad es que en esta ocasión ha sido una estancia muy corta pero muy bien aprovechada para recordar como era Disneyland Paris y juntarnos con algunos amigos, y hacer nuevos amigos. Mientras al despertar veíamos el video blog de los gallegos que habían salido ¡A las cuatro de la mañana! del hotel y ya casi que estaban llegando a su hogar, nosotros nos levantábamos con toda la tranquilidad del mundo para desayunar y dar el último recorrido por Disneyland antes de regresar a lugares con menos magia en Madrid y Berlín respectivamente.



El momento que descubres en el Hall del hotel que hay un muñeco de nieve estampado... 
El último desayuno fue con toda la tranquilidad del mundo porque no teníamos ninguna prisa. Teníamos la idea de irnos con las maletas y dejarlas en la consigna que hay a la entrada del parque pero decidimos dejarlas en la consigna de la estación del RER/TGV que era mucho más rápido y había mucha menos gente... Al menos a eso de las diez de la mañana que todavía queda espacio porque cuando fuimos a recoger nuestras maletas aparecía como que estaba todo lleno. Aseguro que es muchísimo más rápido que dejarlo, y hacer cola, en las consignas de Disneyland que no son automáticas.

¿Un barco en medio del hotel? Sí, es posible. Ahí estaba todos los días
Volvimos a dar una vuelta por el Disney Village descubriendo que la tienda de World of Disney con poca gente está mucho mejor pero que mucho mejor... parece un lugar diferente en el que no hay un caos ni tazas que se rompen cada cinco minutos. Descubrí que había hasta una colección de CDs antiguos de canciones en modo recopilatorios. Unas últimas compras antes de dirigirnos por última vez a Disneyland... lo que no nos habíamos dado cuenta es que aquella vez iba a ser un nuevo concurso, tras Paris Express llega ¡Disneyland Express!

"¿Alguien puede sacarnos de aquí? Estamos atrapados. Mirad la cara de Donald"
El rato que estuvimos esperando a la entrada del parque nos encontramos como ese lugar es de paso continuo. Parece que da igual la hora que sea que siempre hay gente, mucha gente, que eso es como la Gran Vía madrileña: Da igual la hora que pases que siempre hay gente. Allí parecíamos un punto de información porque la gente nos preguntaba... y que conste que no llevábamos ninguna placa con nuestro nombre.

¡OHHH DISNEYLAND! ¡COMIENZA DISNEYLAND EXPRESS!
¡SOY PAULA VÁZQUEZ Y NO SÉ PORQUE GRITO!

Una vez entramos en el parque nuestro tiempo estaba tan limitado como a una hora y media por lo que empezamos a andar a toda velocidad buscando lugares a donde los que ir sin tener que esperar. Como los gallegos se habían quedado sin poder ver el Castillo de la Bella Durmiente y La Taniere du Dragon decidimos hacerles un vídeo blog para contarles las emocionantes aventuras que había en la búsqueda del dragón en la cueva que está situada a la izquierda del Castillo (aunque también se puede entrar/salir por su interior). Sin duda que es el castillo de parque Disney más bonitos de todos, y con diferencia. 

Por favor, ¿Podéis dejarme dormir? Mirad, ya me estoy cansando de la jornada de puertas abiertas esta.
Que lleváis ya veinticinco años erre que erre. Cansinos.

En su interior no sólo esconde un dragón, también tiene unas preciosas vidrieras, estatuas y unas vistas a Fantasyland de esas de "Me acabo de levantar, abro la ventana y me encuentro con todo este mundo de fantasía que daría miedo sólo de pensarlo".

Mira, príncipe mío, todo esto antes era hierba y arena. La nada. Y ahora el imperio de Mickey Mouse.

Viendo que había atracciones que iba a ser imposible subir por sus colas, decidimos volver a subir a Phantom Manor -No se nota nada que es mi favorita que ya era la tercera vez que subía en este viaje- y le decíamos adiós a como la conocíamos semanas antes de comenzar su actualización. Creo que es uno de los lugares más chulos para hacer fotografías... especialmente en días lluviosos y oscuros que le otorgan una mayor magia especial que en los soleados.

Estos fantasmas son tan guays. 

Otra de las atracciones a la que nos lanzamos a montar fue Casey Jr. Le Petit Train du Cirque que es un recorrido en un trenet hecho para toda la familia a modo de cuasi montaña rusa que pasa por el Castillo de La Bella y la Bestia y permite ver algunos de los escenarios del paseo al lado Pays des Contes Fees como la guarida de Jafar en Aladdín. Aquí volví a descubrir que la gente que poca implicación tiene cuando estás esperando al tren y saludas a la gente que acaba de salir de la estación así como con emoción... ¡Hay que meterse en la ilusión! ¡ILUSIÓN!

El trenecito. Que nos gusta un trenecito. 

La última parada del día, y cogida por los pelos, fue volver a los Piratas del Caribe para decir adiós a Jack Sparrow y toda la pandi. Confirmamos que las reformas que han hecho de las atracciones principales las han vuelto a dejar perfectas como si no hubieran pasado 25 años desde su apertura. Salimos con el tiempo justo, justo, justo: uno para coger el bus de camino al aeropuerto de Orly, y servidor para coger el TGV para llegar a Charles de Gaulle.

Aladdín no es mi película favorita de Disney pero podría serlo

Ahora comienza el momento carrera por el parque desde Adventureland hasta la entrada. Mi amigo no recordaba que llevaba dos tazas que había comprado y que pesaba en mi bolsa. Él corría como si le fuera la vida en ello... aunque en realidad más que la vida lo que le iba era poder coger o perder el bus al aeropuerto. Fuimos tan rápido que hasta nos dio tiempo a responder una encuesta en la entrada a cada uno.

There's a trainnnnnnnn... Recordando a los Undrop.

A la atención de aquellos que decidan usar el TGV. Para empezar es una pasada porque desde la estación de Disneyland a Charles de Gaulle hay, exactamente, 9 minutos. Vamos, que te sientas y casi ya te estás levantando para volver a irte. Este trayecto se puede hacer también en uno de los buses pero tardan 45 minutos y la diferencia monetaria entre uno y otro es mínima. 

Recomendable coger el billete del tren días anteriores, yo lo cogí el día anterior vía web, porque hay ofertas. En mi caso fueron poco más de 20€ y en primera clase. También a nota informativa: No hay tornos de entrada ni de salida en Disneyland ni el aeropuerto para el tren de alta de velocidad, sólo tiene unos validadores de billetes. Ahí lo dejo... No, no pasó ningún revisor en esos escasos diez minutos que fueron un placer.

Primera clase. Ahí estaba traicionado mi puesto en la "Segunda clase" (Guiño, guiño, codazo, codazo)

Y esto ya estaba terminando. Llegada al aeropuerto. Comer algo. Reunirme con el resto de la expedición. Esperar hasta que nuestro avión saliera. Dormir en el avión. Despertarte. Coger una Coca-Cola. Volver a quedarte tirado.

Y hoy, ¿Dónde viajamos?

Algo que siempre me encanta de los vuelos es el paisaje. El amanecer. El atardecer o el simple hecho de observar las nubes desde las alturas como si estuvieras en una dimensión diferente. Un pequeño mundo alternativo... como lo es Disneyland.

Maravillas de viajar en avión.

Así acababa el fin de semana en Disneyland Paris, que visitaba tras nueve años sin haberlo pisado ¿Nueve años? Esto no se puede repetir. Tanto tiempo después y con la Expedición Orlando de 2016 podría haber parecido que regresar a París iba a ser un poco duro porque las comparaciones siempre son odiosas pero tras este viaje voy a dar una versión rápida de los pros y los contras que nos encontramos en la versión europea de Disneyland.


En contra:

- El clima de París no es bueno, muchos meses de lluvia, mal tiempo, frío que hacen que te eche para atrás a no ser que seas amante del invierno que entonces te sentirás como en tu propia casa.

- El trato de algunos trabajadores no es que no siga la filosofía Disney es que puede llegar al punto de bordería casi que me recuerda a algunos parques españoles. Por suerte no son los numerosos pero especialmente en algunas atracciones están extendidos.

- La ausencia de nuevas atracciones. Desde la apertura de Ratatouille en los Walt Disney Studios (2014) no ha habido atracciones nuevas, ha habido reformas de las ya existentes o actualizaciones de las mismas.


A favor:

- El paisajismo de Disneyland Paris es uno de los mejores de los parques Disney, junto al del Animal Kingdom. Cada parte del parque principal se encuentra situada para que el visitante se meta de lleno en la zona en cuestión. 

- Las renovaciones de las atracciones clásicas. Era necesario con el paso del tiempo y es verdad que han conseguido hacer que estén como nuevas. 

- Buena parte de los Cast Members que hacen que la visita sea buena, divertida y que se meten de lleno en el juego. Uno de los mejores le vimos en Piratas del Caribe, espada en mano y jugueteando con todos los visitantes cual niño. Así sí.

- La posibilidad de ser un viaje barato si se reserva con tiempo. Los hoteles asociados tienen muy buenas ofertas en Booking y sacando las entradas por otro lado se hace un precio bastante asequible para poder disfrutar del resort.

- Algunas atracciones originales que no están en otros parques: Así, por ejemplo, Space Mountain es una versión diferente de las del resto del mundo; Ratatouille es una atracción (hasta que se abra la versión de EPCOT) única o Phantom Manor que tiene diferencias con respecto a la original.

- París está a dos pasos de España: Eso lo hace más accesible por diversos medios de transporte. Se puede ir en avión, tren o incluso en autobús (Desde Madrid son sólo unas 15 horas metido en uno, poca cosa).

- Disney es Disney.



Y tras Disneyland Celebration habrá que preparar la próxima escapada a... 




Comentarios

Entradas populares de este blog

Walt Disney Studios 2.0: Se presenta la mayor expansión de Disneyland Paris

Phantom Manor: En 2018 sus 999 fantasmas cierran la mansión por reformas

Phantom Manor cierra, tras observarse fenómenos extraños, hasta finales de 2018